La clasificación por letras y la cronología dentaria que rige en Chile desde principios de los ’90, ha generado según miembros de la cadena productiva, millonarias pérdidas debido a los altos requerimientos de esta ley que aplica el SAG y que no se fiscalizan de igual forma a los cortes que vienen rotulados desde el extranjero.

 

Fuente: El Austral de Osorno.