Fuente: Odepa

Al comparar la producción de carne bovina durante los primeros siete meses del año con respecto al mismo período de 2017 se observa un descenso de cerca de 770 toneladas, lo que equivale a 0,7% menos de carne faenada. Dentro de los vacunos, la categoría novillo registra una disminución de 1,5% en su producción en el período enero – julio y corresponde a la categoría que aporta 56% del total de la carne faenada. Por su parte, el beneficio de hembras se mantiene con variaciones negativas en el acumulado anual, con cifras para vacas y vaquillas de -6,2 y 8,9 %, respectivamente. En lo que respecta a precios promedio de ganado en términos reales en la feria, tanto novillos como vacas, muestran variaciones negativas en el precio con respecto a enero-agosto de 2017; en el novillo en pie se observa una caída de 7,9%, mientras que para vacas la baja es de 10,9%.